guerra de los supremos

EL PRIMER CONFLICTO INTERNO DE LA REPÚBLICA

La ambición y el poder

General José María Obando, uno de los principales protagonista de la guerra, señalado de ser el autor intelectual del asesinato del Mariscal Sucre.

Quienes se alzaron en armas contra el gobierno (primordialmente latifundistas y dueños de esclavos) argumentaron en sus motivos el rechazo absoluto al centralismo, teniendo como telón el temor a que las nuevas políticas adoptadas por el Estado cambiaran sus condiciones de vida y los dejaran sin los privilegios acostumbrados.

En las elecciones presidenciales del año 1837, los actores principales de ese proceso fueron José María Obando, un liberal progresista, candidato puesto por Francisco de Paula Santander y favorito para ganar las elecciones y  José Ignacio de Márquez, un liberal moderado, quien se llevó el triunfo. Estas elecciones produjeron gran descontento en la población, especialmente entre los seguidores del general Francisco de Paula Santander, que en su conjunto eran militares de las antiguas guerras de independencia. Es en este marco en el que se da una guerra civil – la primera en condición de estado independiente –, que sería conocida como la Guerra de los Supremos o de los Conventos (1839-1842), en el tránsito de la Gran Colombia a la República de la Nueva Granada, y sus implicaciones en las estructuras de poder y la economía. Como sucedió con casi todas guerras civiles de la época, esta también principió  en el sur del país.

 

Por qué y cuándo inició esta guerra

 

Durante el gobierno del presidente Márquez, se puso en vigor una ley preexistente que, con apoyo de la jerarquía eclesiástica, ordenaba la supresión de los pequeños conventos o “conventos menores” y redireccionaba los recursos destinados para la atención de las misiones y de la educación pública; medida que afectaba cuatro conventos en la provincia de Pasto. La protesta inicial de carácter religioso sirvió de pretexto para el alzamiento de los caudillos liberales regionales, conocidos como los Supremos, quienes buscaban hacer oposición a las políticas del gobierno y a la Constitución de 1832. Siendo así, esta guerra, fue el resultado de un sinfín de motivos,  y los motivos religiosos sirvieron de  excusa para un impulso generalizado hacia a la confrontación bélica; quienes se alzaron en armas contra el gobierno (primordialmente latifundistas y dueños de esclavos) argumentaron en sus motivos el rechazo absoluto al centralismo, teniendo como telón el temor a que las nuevas políticas adoptadas por el Estado cambiaran sus condiciones de vida y los dejaran sin los privilegios acostumbrados.

 

Fue tal la insatisfacción de la población de la Nueva Granada con el Estado que hizo que muy pronto esta guerra, sin responder a los ánimos de conciliación del presidente Márquez, se expandiera por todas las regiones y hasta desatara un conflicto fronterizo con Ecuador, de donde dependía el Clero de Pasto.

 

Qué desató la guerra

 

Iniciado el conflicto fronterizo, en el 1840, el presidente Márquez, delegó al general Pedro Alcántara Herrán  como el líder militar para combatir a la oposición, y envió más tropas al sur, al mando de Tomás Cipriano de Mosquera, secretario de Guerra y Marina.  Sin embargo, la oposición – en cabeza de José María Obando –, no se dejó subyugar y creó una serie de estrategias para combatirlos. Extenderse hasta Bogotá fue una de las medidas adoptadas.

 

Los planes de los opositores al gobierno resultaron fallidos cuando se enjuició al ex guerrillero obandista José Erazo, quien en medio de la confusión reinante y de manera espontánea confesó su participación en el crimen,  nueve años atrás, del político, diplomático y militar Antonio José de Sucre, e involucró a José María Obando como el autor intelectual del asesinato. Este hecho, considerado por los opositores al gobierno de Márquez como una manipulación de la verdad,  al que se le sumó la muerte del general Santander, afianzó aún más el descontento de los seguidores de Obando e impulsó el desligue del episodio bélico que se prolongó hasta 1841, cuando los Supremos y sus intereses federalistas fueron vencidos por las fuerzas regulares del gobierno.

 

Entre los más importantes aspectos a destacarse de este conflicto, deben mencionarse la participación de un país extranjero, Ecuador, lo que le da un carácter internacional al conflicto; la reacción ante una derrota que parecía inminente, por parte del presidente José Ignacio de Márquez, que decidió ceder su mandato y huir hacia el Cauca, con el pretexto de recargar fuerzas para recuperar la legitimidad que debía ser otorgada a su cargo; la victoria y el restablecimiento del orden a manos de las tropas comandadas por Pedro Alcántara Herrán y Tomás Cipriano de Mosquera, quienes se convertirán en futuros presidentes de la república; la muerte política de José María Obando; el resentimiento los capitalinos, simpatizantes de la causa del gobierno, por el abandono de su cargo del presidente Márquez; la clara división entre los partidos políticos liberal (federalistas) y conservador (centralistas), y el distanciamiento de los líderes políticos posteriores hacia la participación de la iglesia como poder supremo dentro del  Estado y la lucha por el establecimiento de un estado laico.

 

 

Los planes de los opositores al gobierno resultaron fallidos cuando se enjuició al ex guerrillero obandista José Erazo, quien en medio de la confusión reinante y de manera espontánea confesó su participación en el crimen,  nueve años atrás, del político, diplomático y militar Antonio José de Sucre, e involucró a José María Obando como el autor intelectual del asesinato.

COMUNICACIÓN-PAZ/CONFLICTO

ACREDITACIÓN DE ALTA CALIDAD

PALABRAS CLAVES

Grupo de investigación

Comunicación - Paz/Conflicto

Universidad Santo Tomás

Ciudadano

Derechos

Libertades

Nación

Facultad de Comunicación Social

Constituciones

Siglo XIX

Unidad de investigación - 2016

CIUDADANO | HISTORIA | COMUNICACIÓN | COLOMBIA | CONSTITUCIONES | DERECHOS | LIBERTADES